Estrada BRJ3751

La asistente escolar Lesa Estrada no permite el bulling en el patio de recreo. "Si veo a un niño solito, me acerco y le pregunto si algo anda mal…".


Luchando por los derechos laborales de los asistentes escolares de tiempo parcial

AB 670 reconocería a "noon dutys" como trabajadores clasificados

Lesa Estrada es asistente escolar en la Escuela Primaria Anderson de Lawndale desde que su hijo empezó el kinder hace más de 25 años.

"Mis tres hijos asistieron a la Anderson", afirma Estrada. "He visto a niños crecer y traer a sus hijos. Ahora algunos nos traen a sus nietos”, agrega.

Estrada es una de los 60 asistentes que trabajan dos o tres horas diarias en los nueve campus del Distrito Escolar Elemental de Lawndale. Sus ocupaciones a menudo son las mismas del personal de planta, pero la ley estatal los excluye del "servicio clasificado".

Eso puede cambiar.

Más de 40 asistentes de tiempo parcial – conocidos como "noon dutys"- recientemente se afiliaron a la AFT Local 4529 y a finales de abril, los nuevos miembros de Lawndale Federation of Classified Employees presentaron su primera propuesta de negociación.

Además, en Sacramento una legislación AB 670 podría abrir la puerta a derechos sindicales con nuevos beneficios para los asistentes escolares. "Los empleados ‘noon dutys’ de tiempo parcial merecen la misma protección y beneficios que los empleados clasificados", asegura el asambleísta Tony Thurmond, D-Richmond, autor de la AB 670.

Los empleados de tiempo parcial son en su mayoría mujeres, y a menudo reciben los salarios más bajos en el campus. Sus funciones son similares a los servicios prestados por el personal, desde supervisar a los estudiantes durante el desayuno y el almuerzo, hasta mantener el orden en las zonas de recreo.

Los "noon dutys” aman su trabajo, pero como no son empleados sindicalizados en un distrito escolar, no tiene voz ni voto.

El trabajo que desempeñan tiene que ver con la energía de Estrada, su amabilidad, creatividad, ternura y su chispa. "Yo no permito el bulling. Si lo detecto, lo evito de inmediato. Y si veo a un niño solito, me acerco y le pregunto si algo anda mal. Eso puede ser una señal de intimidación o un problema en su casa", explica.

Estrada comienza su mañana en la puerta principal de la Anderson, en donde por 45 minutos se asegura de que los 700 estudiantes entren con tranquilidad y no salgan del campus. Después de supervisar un receso de 30 minutos, trabaja como voluntaria en las aulas, luego junto con otros asistentes monitorea durante una hora y 45 minutos a varios turnos de niños que toman el almuerzo.

"Estoy aquí por los niños. Son como mis propios hijos. Esa es la forma en que debes mirar este trabajo", dijo Estrada. "Si estás aquí por dinero, estás perdiendo el tiempo. Hasta pena me da decir lo que me pagan”, apunta.

Sin representación sindical o contrato, los trabajadores de tiempo parcial no reciben un trato justo y frecuentemente son cambiados.

"Los ‘noon dutys’ aman su trabajo", afirma Dan Meseraull, vicepresidente de la Federación Lawndale, "pero no tiene voz porque no están sindicalizados" agrega.

Meseraull tomó cartas en el asunto después de que su esposa, Stephanie, gerente de cocina en la Primaria William Green, le contó la triste historia de un ayudante: El distrito prometió que le pagaría, pero cuando terminó al año, le dijeron que no había fondos para cubrir su salario.

"Y entonces mi esposa me preguntó ¿No hay algo que el sindicato puede hacer? Así es como comenzó toda esta campaña de organización”, explicó Meseraull.

Aunque la Federación no representa a los ayudantes, que a menudo trabajan sólo dos o tres horas al día, Meseraull y el presidente Carl Williams analizaron el caso y decidieron que no había nada que perder presentándolo a los administradores.

La Federación logró que el distrito cumpliera su palabra y el asistente recibió el pago, pero Meseraull estaba apenas comenzando. Se puso las pilas de organizador y logró obtener 40 tarjetas firmadas de asistentes escolares. La primera propuesta de contrato de los “noon dutys” fue la de obtener condiciones de empleo estable y aumento de sueldo.

En Sacramento, mientras tanto, la AB 670 de Thurmond quiere eliminar una exención bajo la ley vigente que excluye a las posiciones de tiempo parcial como empleos clasificados.

La CFT apoya la AB 670, patrocinado por la California School Employees Association.

En 2002, la CFT patrocinó una legislación similar firmada por el entonces gobernador Gray Davis. La ley AB 2849 abrió la puerta para que muchos asistentes escolares de tiempo parcial que también trabajan en otro puesto de personal en el distrito, puedan ser trabajadores clasificados.

Con la AB 670 los trabajadores de tiempo parcial no necesitan un segundo trabajo en el distrito para ser considerados en un empleo clasificado. En abril, el proyecto de ley fue aprobado por el Comité de Educación de la Asamblea y se envió a Asignaciones.

Por Steve Weingarten, CFT Reporter • Traducción al español por Paulina Herrera.

¡Apoya la legislación! AB 670 (Thurmond, D-Richmond) para reconocer a los asistentes “noon dutys” y supervisores de recreo de tiempo parcial como empleados clasificados.